Dr. Edward Bach

¿Quién fue el Dr. Edward Bach?

Fue un hombre extremadamente sensible por el sufrimiento de sus semejantes y de los animales, quien además sentía una tremenda pasión por la investigación de la naturaleza. Edward Bach (1886-1936), se recibe de médico a los 26 años.

Posteriormente se dedica a la bacteriología y la investigación en el Hospital de la Universidad de Londres, después de varios años de trabajo descubre coexistencia de ciertos gérmenes intestinales con algunas enfermedades crónicas. A partir de esta observación, descubre como preparar vacunas (una novedad para la época) a partir de estos gérmenes. Dichas vacunas eran inyectadas en el brazo, produciendo mejoría de los síntomas generales de la enfermedad crónica en un 60%, pero con dolorosas reacciones locales (llamados efectos secundarios). Pasa 5 años más dedicado intensamente a la investigación, pero inesperadamente ocurre algo que le cambia la vida: muere su esposa. A los pocos meses él cae en una profunda depresión y se enferma gravemente, padeciendo un cáncer al bazo, es desahuciado y se le dan 3 meses de vida.

Desahuciado:

En vista del poco tiempo de vida que le queda, decide hacer el último esfuerzo en sus investigaciones, enfermo, débil y recién operado, vuelve al laboratorio para mejorar sus vacunas. Trabaja con ahínco día y noche, casi sin dormir; y al cabo de 3 meses, en los que se olvidó de si mismo y sólo estuvo con la mente puesta en las vacunas para disminuir el sufrimiento humano, se da cuenta que ha mejorado su estado físico y que la enfermedad cancerígena que lo aquejaba, ha sanado “milagrosamente”. A partir de esto el Dr. Bach, hace una reflexión profunda acerca del origen de las enfermedades y las posibilidades de curación de una patología llamada “terminal”. Llega a la conclusión de que si se tiene un propósito noble en la vida y se trabaja por él, olvidándose completamente de si mismo, ésto constituye el factor decisivo de la felicidad de un hombre sobre la tierra. En sus reflexiones concluye que la felicidad origina salud y por el contrario, la infelicidad origina enfermedad.

Encuentro con la homeopatía:

En 1919, a los 33 años de edad, ya sano y en vista que en la Universidad le disminuyen las horas de investigación, se incorpora a trabajar al Hospital Homeopático de Londres, donde necesitaban un bacteriólogo. Debe comenzar por estudiar la homeopatía descrita por el Dr. Samuel Hahnemann, en su famoso libro “El Organon”. Queda completamente fascinado con las posibilidades terapéuticas de lo remedios descritos y con esta medicina cuyo lema “Tratar al enfermo no a la enfermedad”, y que incluye los estados emocionales y mentales presentados por los pacientes que cursan con alguna enfermedad. Observación que era fundamental para Bach, después de lo ocurrido con su propia enfermedad.

Los famosos 7 nosodes intestinales:

Luego de dos años más de investigación, el Dr. Bach descubre como homeopatizar sus vacunas, se acaban los molestos efectos secundarios de las inyecciones y las vacunas se transforman en gotas tomadas por boca. Son publicados los resultados. Se les llama los 7 Nosodes intestinales (vacunas orales para 7 grupos de bacterias del colon), en ese momento con esta terapéutica obtiene un gran éxito (se trata de la era pre-antibiótica). Sus vacunas llegan a ser conocidas en toda Inglaterra, en los países vecinos de Europa y en EEUU. Los 7 nosodes descubiertos por el Dr. Bach, son utilizados en homeopatía hasta el día de hoy. De esta investigación hay algo que llama poderosamente su atención y es que estos 7 gérmenes descritos se correspondían con 7 tipos de personalidad en los pacientes portadores de estos gérmenes.

En busca de plantas sanadoras de origen Celta:

En 1928, a sus 44 años, a pesar del éxito como médico, persiste su búsqueda para encontrar remedios naturales para los sufrimientos de la humanidad. Deja el laboratorio a cargo de sus ayudantes y se muda a un pequeño pueblo de sus ancestros en Gales, Mount Vernon. Entre 1928 y 1932 se queda en Gales, con la idea de estudiar la cultura y medicinas Celtas, dada su estrecha armonía con la naturaleza. Aprende de ellos, acerca de las radiaciones de la tierra y los espíritus de la naturaleza; sobre la facultad curativa de las flores, la cual radica en los 4 elementos de la naturaleza: el fuego (el sol), el agua (el rocío), la tierra (alimentos) y el aire. Se dedica a estudiar, entre otros a Paracelso, destacando las notables observaciones de la morfología de las plantas y su incidencia sobre los seres vivos.

Descubre las 38 flores:

Con estos nuevos conocimientos y convencido de que las plantas medicinales debían ser recogidas en lugares silvestres, comenzó a recorrer diariamente estos parajes, en busca de las plantas nativas. Después de siete años de observación y acuciosa investigación, publicó 38 flores medicinales que ayudan a equilibrar las emociones que nos hacen sufrir en la vida cotidiana. El extracto de las flores lo obtuvo por dos métodos: insolación y ebullición.

A los 50 años muere durmiendo:

En el año 1930 dio su primera conferencia y hace la primera publicación sobre las primeras flores descubiertas. En 1936, a los 50 años de edad y seis meses después de describir su última flor, muere durmiendo. Estas 38 Flores Curativas, lo harían, 80 años después, mundialmente famoso y corresponden a las actualmente llamadas “Flores de Bach”.

El aporte del Dr. Bach

El aporte del Dr. Bach fue por un lado describir 38 tipos de padecimientos humanos mentales y emocionales. Y para cada uno de ellos encontrar una flor silvestre que equilibra tal padecimiento.

Aparecen otras flores

Años después de Bach y en diversos países del planeta, se han descrito muchísimas otras flores. Sin embargo las emociones negativas descritas por Bach son las que sufren todas las personas en diferentes momentos cotidianos. En cambio las flores descritas posteriormente son para situaciones más puntuales y relacionadas con situaciones o traumas que no son comunes a todo el mundo.

Leer más, ir a: ¿Qué son las Flores de Bach?

Facebook
Facebook
Instagram
YouTube
YouTube